Seleccionar página

Durante la última reunión de BNI, en la presentación de 10 minutos, descubrimos algunas siglas y palabras desconocidas para muchos de nosotros, como SEO, SEM, CRM, ADS, SMO, RRSS o Analytics. Lucas Rodgers, de Plat-on, sí que sabe bien qué significan y cómo esas aplicaciones y sistemas informáticos pueden conseguirnos más y más clientes. Pero, sobre todas las mencionadas, la palabra clave de esta presentación, sin duda, fue VISIBILIDAD.  

Lucas, un joven argentino que lleva más de quince años residiendo en Alcalá de Henares, es experto en la “magia de Internet” se ponga a nuestro favor. Para explicarnos cómo consigue esa visibilidad que tanto deseamos tener todos los negocios, hizo un símil con otra profesión que él también ha ejercido: árbitro de baloncesto. En concreto, puso como ejemplo a una árbitra no de un gran tamaño, que, entre altísimos jugadores, consigue en los partidos la visibilidad que necesita para realizar su trabajo mediante un silbato. Plat-on, nos contaba Lucas, es ese silbato que, en nuestras manos, nos puede hacer destacar entre la multitud.   

Pero, para que todos entendiéramos cómo funciona esto de la “visibilidad”, fue más allá, dejando claro que hay muchas, muchas páginas webs en Internet, así como en los buscadores, si vamos a la parte inferior de la página, veremos que, detrás de la primera (que es la que casi todos consultamos), existen otras muchas, y que muy pocos usuarios pasan de la segunda página; la estrategia que los usuarios seguimos cuando buscamos algo y no lo encontramos fácilmente, es cambiar los términos de búsqueda. Por ese motivo, no es suficiente tener una web para que nuestros clientes potenciales nos encuentren, tenemos que conseguir acercarnos a ellos lo máximo posible para que las visitas a nuestra web aumenten y estas se transformen en llamadas y, finalmente, en ventas.

Según nos revelaba uno de los fundadores de Plat-on, para lograr este objetivo, nos ofrecen su ayuda en diferentes maneras: desde creando publicidad en redes sociales y buscadores, que, además, hoy en día cada vez es más eficaz y está más personalizada, de forma que llegar a quien te busca es mucho más probable que hacía años; hasta trabajar el posicionamiento orgánico de nuestra web, una labor muy especializada, pero que da un rendimiento muy alto a largo plazo.

Algo que es muy importante, y que nos recalcó Lucas varias veces, es que todo este trabajo que ellos realizan se puede medir, y es emocionante comprobar los resultados y el impacto que tienen las publicaciones en redes y los anuncios en los usuarios de Internet: podemos ver comprobar qué tipo de usuario entró en la web, cuántos minutos pasó, cuántas páginas vio y si finalmente se puso en contacto con nosotros, al igual que en las redes sociales podemos comprobar el alcance y saber así si nuestra estrategia de marketing ha sido efectiva.

En definitiva, gracias a Lucas, nos dimos cuenta de que, como empresarios, no es sencillo darse a conocer entre la multitud, pero que si contamos con la compañía (o silbato) adecuada, los números de nuestra empresa pueden empezar a crecer y crecer, solo tenemos que ponernos manos a la obra. ¡Gracias, Lucas!